música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

VVAA

Ágapo Live

Subterfuge Recors, 2011

 

Texto: Ángel Muñoz

 

Hay lugares y momentos que por alguna razón aglutinan una fuerza, una magia, una creatividad que dejan un fogonazo en el espacio - tiempo que les corresponde, una huella en todos aquellos que conocieron, que rozaron esa circunstancia; lugares con duende, momentos de magia.

 

El Agapo, sito en la calle de la Madera 22, fue uno de esos lugares. El lapso temporal, desde 1985 a 1994. Malasaña puede que no fuera tan chulo como ahora (que por otra parte, no voy a poner ni un pero a cómo está el barrio) tan moderno, tan diurno (genial para nuestros peques alternativos) pero era mucho más salvaje, más canalla, molaba tanto, había tanta creatividad en cada esquina, era rock and roll, era libertad, era genial. Mi experiencia personal en el Agapo se centra en los últimos años, en los 90, en la época más creativa y luminosa, pero menos explosiva, después de que tantos grandes y tantos ángeles ilustres de la noche madrileña se fueran cabalgando. Era un local minúsculo, oscuro, en el que sabías cuando entrabas pero no cómo ni cuándo saldrías. Forma parte ilustre de la historia de esta ciudad para unos cuantos, y junto con locales como la sala Maravillas, el Penta, la Vía Lactea, el Astoria, La Vaca Austera o el Tupper y el Nueva Visión, marcó el pulso de la música madrileña con mayúsculas. Mucho más golfo que todos, el Agapo era el Agapo, no se puede decir más, nadie te preguntaba qué bebías o qué te metías, no había horarios ni reglas, pero tampoco problemas, un niño chulo de quince añitos podía montarla con una treinteañera de postín mientras veías a Shane McGowan borracho debajo de una mesa y en el escenario de 6 x 4 pintarrajaeado en cada centímetro tocaban Los Enemigos, o los Ronaldos, o Las Ruedas, o cualquiera de los cientos de artistas conocidos o no que alumbraron las noches y los amaneceres de la calle de la Madera.

 

Ahora, 26 años después, hemos podido disfrutar de una serie de conciertos recordando aquella época y aquel local, y Subterfuge ha reeditado este maravilloso disco, Agapo Live, con preciosa portada de Alberto García - Alix (cómo no) y un libreto maravilloso, con fotos (qué jóvenes lucen todos!), anécdotas, recuerdos, poemas lisérgicos a cargo de Josele Santiago... nostalgia?? puede ser, pero desde luego, reconocimiento a un local único, reconocimiento para que la gente de otras ciudades, para que las nuevas generaciones, sepan qué ocurrió en un local menos conocido, pero fundamental. Para que la gente que les daba miedo el Chueca y el antiguo barrio de Maravillas de las putas y los yonquis antes de que fuera un destino turístico de lujo y diseño sepan que allí se cocinaba de verdad lo que veían en las pelis de Almodóvar.

 

Doce cortes a cargo de seis grupos representativos de aquella época, del sonido Malasaña, del rock de verdad que supuraba en cada adoquín de La Palma a la Madera. No están todos los que fueron pero si son todos los que están. Los Enemigos, Sex Museum, Ángel y Las Güais, Los Cardiacos, Las Ruedas y Los Macana. Hot blood, cold metal, Agapo Live.

 

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com