música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

DELOREAN

Subiza

Mushroom Pillow, 2010

 

Texto: Ángel Muñoz

 

Después de reseñar el anterior EP de Delorean en estas mismas páginas, Ayrton Senna, la expectación por uno de los trabajos más internacionales y esperados del pop español no ha hecho más que crecer. El cuarteto de Zarautz siempre ha sido uno de los grupos de más calidad y más inquietos del panorama nacional desde su formación. Inicialmente una banda de post punk oscura y buenísima, pronto fue descubriendo y currándose la introducción de la electrónica sobre esa base de densas guitarras, acercándose a The Cure, Radio 4 o los mencionados en la reseña de Ayrton Senna, The Faint, y formando una gran liga de grupos de rock bailable con bandas como We Are Standard o Mendetz. De esa época que ya no volverá nos queda el, en mi opinión, maravilloso Silhouettes. De manera discreta pero sin parar los de Zarautz se fueron currando un circuito internacional de conciertos y cada vez haciendo más ruido en Francia, Alemania y UK. Hay veces en la vida que todo viene rodado cuando se junta talento, trabajo y un poco de suerte. Las remezclas para grupos como Franz Ferdinand o The XX hicieron que se los bailara en los clubs de media Europa, y que su deriva hacia la música electrónica se hiciera más evidente, trabajando con sus ordenadores, samplers y sintetizadores como unos auténticos amanuenses dieron a luz el EP Ayrton Senna, que marcaba la senda a seguir y por el que medios como Pitchfork los llevasen a lo más alto del olimpo del house. Realmente Delorean no hace nada nuevo, es pura electrónica de los 90 en la estela rave mezclada con tintes pop, ello da lugar a un electropop elegante y superbailable, no hace nada nuevo, pero lo hace muy bien. Ello, y el apoyo de los medios, hace que sea ahora mismo la banda de moda en los clubs más in de la Gran Manzana y de Berlin, de Australia y de Tokio, y su brutal “Stay Close” el himno del verano, el must entre los jóvenes bohos hambrientos de novedades.

 

Y ahora bien, Subiza. Como hemos dicho, lo hacen muy bien, demasiado tal vez. He de decir que al disco no se le pone ni un pero en cuanto a calidad, producción, y nivel en lo suyo. Es de lo mejor que he escuchado. El pero viene en su alma, tal vez sea cosa mía, pero si me das a elegir prefiero las guitarras sucias y ese incipiente ritmo de baile de Silhouttes a la asepsia de Subiza, una cerveza en Malasaña que un Cosmopolitan en NY. No sé, demasiado frío, acompaña genial a unas copas y unos bailes, el comienzo con “Stay Close” es una pasada, pero el resto es en mi opinión muy lineal, perfecto, pero lineal; la alegría playera y luminosa que en la misma línea presagiaban canciones como “Deli” y “Seasun” se quedan en eso, en un premonición rota en la deriva de un perfecto house para no parar de bailar y ya. En directo seguro que tienen una pegada brutal con los temas de Ayrton Senna, un “Stay Close” y entremezclando alguna guitarra para nostálgicos del 2002.

 

Uno de los discos del año sin duda, pero por mi parte espero que vuelvan un poco a su ser en el futuro. Bailaré en vuestro honor leyendo la prensa que os abre la puerta, pero, chicos, se os echa de menos.

 

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com