música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

LA HABITACIÓN ROJA

Universal

Mushroom Pillow, 2010

 

Texto: Ángel Muñoz

 

Si el lapso entre finales de 2008 y gran parte del 2009 fue en el pop español tiempo de promesas (Klaus&Kinski, Tempelton, We Are Standard…) y medianías (Mamut) salvo alguna notable excepción como la que fue 1999, una de las cumbres ya del pop nacional, o El Incendio de Sidonie, el 2010 viene fuerte. Esto son palabras mayores, es como si de una Champions en la que se cuela un Wolfsburgo, pasáramos a una Copa de Europa con el Madrid galáctico, el Milán de los 90 y el Liverpool de Benítez. No es que publiquen disco Tachenko, o Maga, o el trabajo que nos ocupa, o que Los Planetas nos vayan a sorprender con sus experimentos flamencos, sino que todo lo escuchado no es que no defraude, sino que demuestra la absoluta y definitiva consagración de toda una generación desbordante de talento, todo es genial y definitivo. Aplastante. Esto es jugar duro, no son medias tintas. Qué añada la del 2010, y estamos en marzo.

 

Los chicos de La Eliana han firmado su séptimo trabajo de estudio 12 años después de aquel primer trabajo homónimo que sentaba las bases de lo que eran capaces estos currantes del pop que siempre han perseguido la perfección a base de trabajo y talento. La Habitación Roja posee una de la carreras más lineales, siempre de manera ascendente, del panorama nacional, se han ido superando disco a disco de manera clara, marcaron una cumbre con su Nuevos Tiempos, y derivaron hacia una genial oscuridad con su anterior trabajo Cuando ya no quede nada, una madurez pesimista, lluviosa y lánguida jalonada de himnos como “Posidonia” o “Dirán que todo fue un sueño”.

 

Universal recupera la luz, vuelve la vista hacia su pasado y hacia los postulados del pop más fresco y luminoso, pero revisándolo con un gran oficio. Realmente es que no puedo parar ni de alabarlo ni de escucharlo, y ciertamente me atrevería a decir que han firmado su mejor trabajo. Se encuentran en un estado de forma impresionante, son un Zidane en la cumbre, en la mejor edad, con fuelle y veteranía. La voz de Jorge desgrana mejor que nunca sus historias cotidianas de la treintena que avanza hacia los 40, con las que nos identificamos tantos, declama esas letras de batallas y derrotas mínimas y cálidas por frío que sea el sentimiento que podamos encontrar en el fondo de un paquete de fideos chinos vacío sobre una mesa junto a la catalítica mientras fuera llueve. Pau, Mark y Jose le acompañan como un motor perfectamente engrasado, un maravilloso pistón de melodías pop. “La noche se vuelve a encender”, “Hacia la luz” o “Voy a hacerte recordar” ya deberían de figurar como himnos para sus seguidores, y la canción obligada de cualquier festival de este año: “Febrero” una auténtica joya acerca de cómo levantarse a nuestras edades después de las tortas que da la vida.

 

Una de las joyas del año. Y este promete, vaya que si promete.

 

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com