música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

NAPOLEON SOLO

Napoleon solo en la ópera

El volcán, 2010

 

Texto: Ángel Muñoz

 

Uno de los grandes estrenos del año. Siempre un disco de debut, independientemente de que sea bueno o malo, encierra una promesa, una esperanza, un interrogante. Es el primer paso de una banda, su alternativa, aunque lleve varios EP’S a sus espaldas. Esboza la línea maestra del sonido de un conjunto, deja abiertas puertas al cambio, ilusionará a todos y se darán la ostia en el segundo, mejorarán en el segundo después de haber patinado algo en el debut. En el caso del quinteto granadino de Alonso Díaz, la sensación de solvencia y buen hacer es tal, que desde luego, si el proyecto continúa, esta banda será de las más grandes del indie patrio.

 

Con la sabia producción de Fino Oyarte y a la batería el gran Eric Jiménez, que no necesita presentación alguna, Napoleón Solo En La Ópera es un trabajo heredero de la mejor tradición rockera granadina, ajena a modas pop se desenvuelve claramente en la línea de los mejores Lagartija Nick o 091, pero de forma mucho más atrevida y barroca. La banda juega con un sinfín de recursos musicales que se superponen como un fresco manierista sobre la base clásica de una banda de rock; hammonds, arreglos de cuerda orquestales… y la artificiosamente aniñada voz de Alonso que nos canta sus letras brillantes y algo herméticas. Como todo el conjunto, parecen sencillas, parece todo tan sencillo y honesto, tan divertido y poco pretencioso, tan fácil, que casi no reparas en excelente entramado musical que conforma Napoleón Solo En La Ópera.

 

Tal vez, no las mejores, pero sí las canciones más reconocibles del disco, son precisamente las de los EP’S anteriores, con las que han hecho tanto ruido y han llamado la atención de todo el mundo, “Tiene Que Acabar”, con su estribillo pegadizo para no dejar de bailar en una tarde soleada, “Perdiendo El Tiempo”, mucho más sólida, con unos marcados riffs, y la divertidísima y bailable “Lolaila Carmona” aires funk en falsete. Pero no por ser las más reconocibles, y probablemente los temas con más pegada, están por encima de temas como “De Noche” y su envolvente psicodelia, “En El Fondo De Los Sueños” con su deslumbrante orquestación en la que se pone más de relieve que en ninguna otra ese manierismo al que hacíamos referencia la comienzo de la reseña, o el pop rápido y luminoso de “El Intercambio”.

 

2010 no solo nos está trayendo trabajos enormes de las mejores bandas consagradas del panorama indie español, sino que los debut de grupos como Napoleón Solo o Polock, son la expresión de todo el semillero de años, del trabajo de salas, de sellos pequeños, de festivales, de ganas, de ilusión. No solo llega una época dorada para el indie español, estamos en ella, y nadie debería de perdérsela.

 

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com