música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

PAUL WELLER

Wake up the nation

Island, 2010

 

Texto: Ángel Muñoz

 

Ole, ole y ole! Impresionante. Lo primero que hay que dejar claro es mi absoluta admiración hacia Mr. Paul Weller, y mi rendida devoción por el Modfather. Pero también rindo pleitesía a decenas de artistas y bandas, y he de reconocer que mis mitificados Rolling Stones no sacan nada bueno desde el 72 con su Exile on Main St., o mejor dicho, nada bueno nuevo porque a dioses así talento les sobra. Pero el caso de Paul Weller es digno de estudio, como dijimos en la reseña de su anterior (y recientísimo!!) trabajo, el denso hasta proporciones casi épicas 22 Dreams, también reseñado en P21, el ex Jam investiga, da caña, explora nuevos territorios sonoros, no se adormece, no se cansa, no se aburre ni se conforma.

 

Frente a la magna obra que supuso 22 Dreams, Wake Up The Nation es, en su gran mayoría, una descarga adrenalínica de puro rock and roll en el que el Modfather repasa en 16 canciones todos los géneros que le apetecen y le tientan, todo lo que le ha influido y sobre lo que él ha influido, 16 canciones cumpliendo el postulado de pequeñas obras maestras en no más de tres minutos ninguna de ellas. Canciones redondas, perfectas y rápidas, ¿cuántos se pueden permitir esto?

 

El disco comienza con la maravillosa “Moonshine” donde se hace patente una presencia que empapa buena parte del disco: David Bowie, otro grande, versos muy a lo Duque Blanco y rock and roll, just rock and roll. Sigue una de mis favoritas, la elegante y contundente “Wake Up The Nation”, The Jam revisited por aires a lo Roxy Music, rápida como todas, un bajo maravilloso, un Paul Weller recuperando un lenguaje social con una claridad e ironía que ninguna banda de jovencitos tocados con flequillos podrían siquiera alcanzar. En “Fast Car, Show Traffic” recupera al bajo con un ritmo endiablado a Bruce Foxton, juntando así un pedacito de los míticos Jam; y sacando a colación las siempre estelares colaboraciones de cualquier disco de Modfather, tenemos nada menos que al My Bloody Valentine Kevin Shields en “7+3” otro irónico tema en este trabajo en el que arremete tanto contra Facebook como contra la monarquía.

 

Sonido negro y toques de gospel en “Aim High”, baladas orquestadas en las que se desenvuelve como un auténtico crooner como “Trees” o “No Tears To Cry”, eléctricos riffs de guitarra sucia y garajera en “Two Fat Ladies” … y así hasta 16 temas en 40 minutos, Paul Weller se atreve con todo, y realmente todo lo que hace lo borda.

 

Uno de los discos del 2010, sin duda alguna, la demostración de cómo ser un mito y no caer en la autocomplacencia, de no abandonarse a sacar la enésima reedición de un directo del 80, las caras B remasterizadas, la reedición de tus discos míticos con extras para fans … NO! Weller no para de crear, de pensar y de experimentar, es una bestia parda del rock con más de treinta años de carrera en sus espaldas. El Modfather. El Genio.

 

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com