música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

PLACEBO

Battle for the sun

PIAS, 2009

 

Texto: Ángel Muñoz

 

Toda época termina, dejando en la ceniza del recuerdo los destellos de su llamarada. Todo incendio deja supervivientes, algunos, íconos en si mismos, terminan superando su época, tan grandes son, se convierten en un universo privado. Otros desaparecen, fulminados tras apagarse los rescoldos, muchos dejan una honrosa huella en la memoria colectiva. Y otros tratan de seguir amarrados en esa época. El tiempo de Placebo terminó hace diez años, pero ellos siguen defendiendo con solvencia la fórmula que les lanzó al estrellato en el 96 con su homónimo disco de debut.

 

Todavía recuerdo la primera vez que vi en directo a los de Molko, en el FIB del 98, antes del maravilloso concierto de Luna (perdón por la licencia nostálgica). Deslumbraban con su pose glamurosa, andrógina y ambigua. La verdad es que en la primera parte del concierto no tenía demasiado claro el sexo del cantante. Apadrinados nada menos que por el mismísimo Bowie, sus dos primeros discos fueron un maravilloso ejemplo de cómo manejar de manera contundente el glam rock de finales de los 70, bebiendo de Bowie o de T-Rex, actualizándolo y acelerándolo, aderezando esa fórmula con unos muros de sonido brutales, unas bases rítmicas potentes y algunas gotas de post punk oscuro y garajero. Molaban mucho, realmente mucho, no es de extrañar los millones de discos vendidos con los que dejaron boquiabiertos a medio mundo y se conviertieron en super estrellas. En mi opinión Placebo y Without You I’m Nothing, son dos discos, tal vez si no fundamentales, realmente interesantes y testimoniales de mediados de los 90.

 

El siglo XXI vio a este trío instalado definitivamente en el éxito de masas bajando lentamente la cuesta creativa con los discretos pero dignos Black Market Music y Sleeping With Ghosts hacia el marasmo final que supuso el horrible Meds (2006) punto de inflexión para el pequeño empujón y encomiable esfuerzo que ha supuesto este Battle For The Sun.

 

Supongo que como consecuencia de ser una banda llenaestadios instalada en los laureles del mainstream de la industria discográfica y esa abulia creativa, el mall rollo se instaló en el seno del grupo, y ese aburrimiento y crispación no tienen mejor espejo que el mencionado Meds. Molko y Oldsen decidieron dar un golpe de mano y literalmente expulsar al batería Steve Hewitt para sustituirlo por el jovencísimo Steve Forrest. El cambio musicalmente hablando ni se nota, pero supongo que sí en la actitud del grupo que ha hecho el esfuerzo de superar su último trabajo y realmente lo consigue. La fórmula de Placebo no aburre, eso es lo bueno, y ha retomado los postulados iniciales para marcarse un trabajo entretenido cuando menos. “Kitty Litter”, el corte que abre el disco, hace que prometa mucho el trabajo que tenemos entre manos. El segundo “Ashtray Heart” es un homenaje al primer grupo que formaron Molko y Oldsen, es una canción muy solvente con un curioso estribillo en castellano. “For What is Worth”, “Bright Lights”, muy buena, “Breathe of Underwater” o “Kings of Medicine” son en mi opinión las mejores canciones, las que nos retrotraen con oficio a épocas pasadas mucho mejores.

 

Esto ha sido como volver a apuntarse al gimnasio después de años de poltrona en el sofá, bueno, vamos a intentarlo, que usted está ya en riesgo de infarto, ejercicio suave. Volvemos a la arena de la mejor manera que sabemos, poco a poco, con oficio y buena letra. Está bien. Por lo menos da un hilo de esperanza a sus fans. Confiemos en Molko y Oldsen para su siguiente trabajo, ¿todavía podrán volver a sorprendernos?

 

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com