música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

THE NATIONAL

High Violet

4AD, 2010

 

Texto: Stenzes Bante

 

Empecemos diciendo que tengo una debilidad por este grupo desde que descargué el notable Sad Songs For Dirty Lovers (2003). Por cierto, espero que el anhelado repunte en las ventas sea tal y propicie la reedición de este trabajo. Sigamos. Tengo debilidad, ya digo, por la voz profunda de Matt Berninger y el reconocible ritmo melancólico, casi marcial, de la batería. Un ejemplo de ello es la estupenda “Terrible Love”, tema que inicia el disco e inmejorable síntesis de lo que este grupo sabe hacer mejor: una canción intensa, que crece poco a poco y aspira a lo épico, o sea, a medio camino entre Tindersticks e Interpol. Cierto es que en este trabajo no hay ningún pepinazo como “Mistaken For Strangers”, de su anterior álbum, Boxer (2007), pero, al ser más homogéneo, gana en profundidad. De hecho, sin una escucha activa podría parecer hasta monótono (para mí lo fue en cierto modo, hasta que descubrí los matices, siempre los matices). Está claro que The National no es el típico grupo que ha llegado al ¿éxito? gracias a una canción memorable, que las tiene en abundancia, conste. Todo lo contrario. Afortunadamente, no se han ido diluyendo en un quiero-y-no-puedo desconcertante con cada nuevo trabajo, sino que se han ido forjando, desde 1999, una trayectoria envidiable, que parece ir a más (y mejor). No olvidemos el dato: los de Brooklyn tuvieron que autoeditarse su disco de debut en 2001 y sólo tras su tercer largo, el irregular Alligator (2005), la crítica se deshizo en halagos.

 

The National, sin renunciar a su estilo de pop-rock oscuro o, más bien, grisáceo, con las dosis justas de preciosismo, puede presumir de una sólida discografía. No tiene canción mala. Las hay regulares, qué duda cabe, pero son tan poquitas que sólo hacen un arañazo imperceptible en el casco de este buque. La portada del disco, por cierto, muestra una escultura del artista Mark Fox llamada “The Binding Force”: una obra de arte dentro de otra obra de arte. Melancolía para soñadores.

 

En High Violet han colaborado, entre otros, Sufjan Stevens, Richie Reed, guitarrista de Arcade Fire y Justin Vernon (Bon Iver).

 

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com