música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

JASON & THE SCORCHERS

Madrid, Sala El Sol

19 de mayo

 

 

 

 

 

 

Texto: Asier R.

Fotos: www.jasonandthescorchers.com

 

Jason Ringenberg y Warner E. Hodge, decidieron volver a juntarse y sacar uno de los mejores álbumes de su carrera, el variado y talentoso Halcyon Times, en el cual se han arropado de varios amigos que saben bastante de música y de composición, tipos que siempre mantienen un alto nivel en sus carreras y que aparte son productores, hablo de Dan Baird y de Ginger (Wildhearts).

 

Las expectativas respecto al concierto de Jason & the Scorchers eran parecidas a las que habíamos tenido con Dan Baird & Homemade Sin, Bottle Rockets o Cracker, todos ellos con una forma de ver la música parecida, que no igual, y con recientes álbumes de altísimo nivel. Y así fue.

 

Aunque sus parámetros musicales se parecen, como ya dijimos en su momento con Bottle Rockets, cada uno lo hace a su manera. A Jason y Warner E. Hodge, siempre se les catalogó como una banda que mezclaba country y punk. Tengo cierta tendencia a no ver nada en videos sobre los grupos que voy a ver actuar y así dejarme sorprender. En ese sentido, su catalogación había servido para imaginarme a un Jason a veces salvaje a veces tierno, ya que su música bandea entre esos dos matices. Y la verdad es que ¡me sorprendió!, porque no sé en los ochenta, pero ahora Jason no es especialmente salvaje en el escenario, aunque se puede decir que no para de un lado para otro y que su forma de moverse tan desgarbada le hace por momentos completamente extraño hasta que se aferra al micro y se dedica a vociferar o recitar con su micrófono.

 

Es curioso que tal vez la faceta más vigorosa la posee Warner E. Hodge, cosa que ya nos demostró cuando pudimos verle junto a Dan Baird. En este caso, con su banda de toda la vida, me pareció que se dedicó a realizar menos florituras con su guitarra y sacó su sonido más básico, que en algunas porciones de sus canciones puede sonar hasta metálico (muy brevemente como puede ser al inicio de ese cañonazo de salida en el cd que es “Moonshine Guy”) pero que en general, más que acercarnos al punk, lo que hace es hacer más básico y rudo el sonido del rock‘n’roll  y sacarle todas sus aristas para que pinche. La demostración más clara de esto se hizo notar cuando, tras una fase country del concierto, el guitarrista se quedó al mando del concierto durante la canción “Better Than This” que el mismo canta en su citado último disco, arrancándonos de nuestro arrobamiento a todos los allí presentes, con una interpretación adrenalínica.

 

Jason por otro lado se mostró con una sonrisa durante casi todo el concierto, bromeó con el público (de hecho, contó un par de chistes en español, bastante malos, dicho sea), sacó su faceta más cáustica al hacer referencias sobre el estado actual de la música cuando defendió el L.P. frente al ipod con bastante acritud, justo antes de arrancar con una de sus canciones más emblemáticas, “Broken Whiskey Glass”.

 

Durante el concierto, y especialmente en las canciones más rockeras de los inicios, me dio la sensación de que Jason estaba un poco descolocado. Aventuro que su faceta musical en solitario, mucho más tranquila, y como Farmer Jason, haciendo actuaciones para niños, le tiene tan absorbido que la diferencia respecto a la brusquedad de sus interpretaciones, entre esas canciones iniciales (como “Last Time Around”, de sus primeros clásicos en sonar) y  las canciones finales que luego comentamos (“We’ve Got it Goin’ On” o “White Lies”) suponían un alejamiento gradual de los últimos tiempos de su carrera (también muy recomendables).

 

 

Y respecto al repertorio, pues lo de siempre, una gozada, teniendo en cuenta que hicieron una defensa de su último álbum, completamente justificada, del que sonaron, que yo recuerde, “Moonshine Guy”, “Mona Lee”, “Land of the Free”, “Deep Holy Water”, “Golden Days”, “Twang Town Blues” y otras antes mencionadas,  mezcladas con sus clásicos “Pray For Me Mama (I’m A Gipsy Now)”, “Harvest Moon” o la que finiquitó el concierto, “Lost Highway”. Casi increíble. Pero de todas las que allí se oyeron voy a destacar tres por distintos motivos:

 

En primer lugar, “Bible and A Gun” en la que Warner y Jason se quedaron en el escenario, interpretando una canción de forma desnuda, con Warner arrancando notas de su guitarra en las que Jason se apoyaba para hacer una honda interpretación de una de sus mejores canciones (country).

 

El salvajismo de “White Lies”, si no recuerdo mal, al final de los primeros bises, con toda la banda (batería y bajo también estuvieron espléndidos), vaciándose en lo que sería su penúltima canción de la noche.

 

La cafrada que fue “We’ve Got It Goin’ On” en la que a Jason se le vio dándolo todo, rubricando que su última rodaja no tiene desperdicio y que muchas de sus nuevas composiciones suenan tan nuevas, atemporales, vivas y salvajes como sus clásicos.

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com