música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
     mundodisco     en vivo     reportajes     agenda

THE SWELL SEASON

Madrid, Sala Heineken

28 de febrero

 

 

 

 

 

 

 

 

Texto: Ruth Bautista

Fotos: www.shorefire.com

 

The Swell Season son Glen Hansard y Marketa Irglova, acompañados en su último trabajo, Strict Joy, de parte de lo que fue The Frames: Rob Bochnik, Colm Mac Con Ionmaire, Joseph Doyle y de Graham Hopkins a la batería.

 

Además de rodar la efectiva Once, y llevarse el oscar a la mejor canción por “Falling Slowly” en el 2008, han grabado un par de discos juntos. En su primera visita, nos presentaban el último trabajo a finales de febrero en Barcelona y Madrid.

 

Josh Ritter, un chaval de dulces canciones, guitarra en mano, nos servía el entrante. Simpático y muy agradable nos condujo hasta el plato principal de la noche, informándonos de que por varias razones esta era una noche muy especial. Sobre todo, por ser el cumpleaños de la joven Marketa, a la que invitó al escenario para finalizar su actuación y dedicarle una canción.

 

Poco después apareció sobre el escenario la inmensa figura de Glen Hansard, buscavidas de libro, comunicador nato y enorme fuerza de la naturaleza sobre el escenario. Con su vozarrón desgarrado nos dejó a todos noqueados ya desde el principio de la actuación. Con su rota guitarra como única arma, pasando del micro, nos deleitó a viva voz con “Say it now”, como si en plena calle estuviéramos. Porque eso es lo que quería demostrar, que él es un músico de la calle, directo y con una pegada brutal. Nada tuvo que ver la actuación con lo que uno puede encontrar en sus discos. Se trata de uno de esos músicos en extinción que con su sola presencia hipnotiza. Como muestra, un botón: por primera vez en muchos años (o quizás por primera vez), por momentos la sala permanecía en completo silencio, escuchando lo que este hombre nos vino a decir, que no fue poco. Pedazos de su vida, relatados en forma de cuentos (tales, como él decía), con los que presentaba cada canción y que nos mostraba su rica sabiduría, vital y callejera.

 

Y esto solo fue el comienzo. A continuación, Marketa Irglova apareció sobre el escenario para interpretar a dúo su “All the way down”. Contrapunto bellísimo a todo lo que Glen representa, ella aparece como un ángel dulce, tímido, limpio y cristalino para apaciguar los demonios del brutote de Glen, todo fuerza huracanada. Y tras esta canción, apareció el resto de la banda para completar el conjunto e interpretar “This low”.

 

En este afán por seguir creciendo en el escenario, siguieron incorporando gente. En esta ocasión al músico barcelonés Javier Mas, al que conocieron en Sydney cuando acudieron a la actuación de Leonard Cohen, a quien Javier acompañaba en la guitarra en su última gira. Mas colaboró con la grabación de Strict Joy y esta semana les ha acompañado en sus directos en España. Con él interpretaron “Feeling the pull”.

 

El concierto siguió con la ternura de “In these arms”, seguida de “Low rising”, que incorporó un guiño al “sexual healing” the Marvin Gaye. La noche estaba juguetona y un nuevo juguete se incorporó a la actuación. Unas castañuelas que le habían regalado a Marketa para su cumpleaños. Con ellas invitaron a una chica del público a tocarlas y acompañarla en “If you want me”. Sin duda, la espontánea triunfó, con un acompañamiento de percusión original, algo nervioso, y se llevó los aplausos del público. Tan original resultó, que Glen la volvió a invitar a subir al escenario al final de la noche para acompañarle, junto a la guitarra española de Javier Mas, en “Back Broke”.

 

Y es que en una noche tan completa, hubo momentos especiales para todos, también para Com Mac Con Ionmaire, dueño del violín maravilloso que les acompañan en el directo y en el álbum, y que casi al final nos deleitó con un interludio, instrumental tradicional irlandés, en solitario.

 

Quedaba poco para la conclusión del concierto, pero no faltaron los temas más conocidos de Glen y Marketa, como “When your mind’s made up”, “Falling slowly” ya en los bises, “Lies” y una genial “High Horses” para cerrar la noche.

 

El hecho de que agotaran entradas con bastante antelación, y eso que su concierto coincidía esa noche con el de Vampire Weekend (esa noche no había excusa para quedarse en casa), junto con la buenas sensaciones que nos dejaron y se llevaron, nos hace pensar que estos chicos estarán pronto de vuelta por estas tierras. Esperemos que así sea.

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com