música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
                en pantalla     dvd     especiales     series tv

 

 

 

PARANORMAL ACTIVITY
Una película de Oren Peli

Interpretada por:
Katie Featherston, Micah Sloat, Mark Friedrichs, Amber Armstrong, Ashley Palmer

 

 

 

 

 

 

Texto: Tomás Sendarrubias

 

Cuando hace ya varios años se descubrió el formato de cine “cámara en mano” a través de El Proyecto de la Bruja de Blair para las películas de terror, se descubrió un filón, como hemos visto posteriormente en otras películas/documental de este género, en que también podemos incluir Paranormal Activity.

 

Que nadie cuando vaya a ver esta película espere grandes efectos especiales, una elaborada trama, sorprendentes giros de guión… No los tiene. Los efectos especiales son sencillos (de los que se pueden hacer con un poco de hilo de pescar), la trama y el guión son sencillos, casi simplones… Pero sin embargo, es una de esas películas que consiguen tenerte pegado al asiento (y separarte de él sólo para dar algún salto de vez en cuando). Podría decirse que la gran baza de esta película es la manera en que consigue crear un ambiente absorbente, que te mantiene interesado en lo que está ocurriendo y preocupado por lo que aún tiene que ocurrir.

 

El origen de la historia es muy sencillo. Micah, el protagonista, compra una videocámara para poder registrar los sucesos extraños que le ocurren a su novia, Katie, especialmente ruidos extraños y sombras, que la acompañan desde su niñez. Y son las grabaciones de esa cámara lo que nos va a permitir adentrarnos en la historia, ya que esta película repite el viejo sistema narrativo del “manuscrito encontrado”, en su versión más moderna. A lo largo de la película, vemos como los fenómenos que rodean a la pareja pero que siempre se centran en Katie van incrementándose, y la película consigue un equilibrio casi perfecto en sus tiempos, entre la tensión de las noches y el momento de descanso y análisis de lo ocurrido que suponen los días. Pero no es solo eso lo que podemos ver, sino el deterioro de la propia relación entre Katie y Micah, ella cada vez más asustada por lo que la rodea y Micah cada vez más obsesionado con grabar todo lo que sucede y dejarlo registrado. Lo increíble es cómo a base de poco más que portazos y ruidos de pasos, Paranormal Activity genera una atmósfera opresiva en la que la puerta abierta de la habitación se convierte en un elemento obsesivo, amenazador hasta el punto de que muchas veces dan ganas de entrar en la pantalla y decirles a Micah y a Katie “¡¡Cerrad la puerta, leñe!!”.

 

Por supuesto, todo lo anterior, exige un esfuerzo por parte del espectador. Pasar miedo (y ese es el objetivo de estas películas, claro) supone un esfuerzo casi consciente por parte del espectador, que debe poner en modo encendido su sistema de suspensión de la incredulidad y permitir que la atmósfera generada por la película te absorba poco a poco hasta el punto de que dejas de ser un espectador ajeno para pasar a ser parte de lo que está ocurriendo, el tercer testigo junto a Micah y Katie. Si la película choca contra el muro de la incredulidad, todo se convierte simplemente en un cúmulo de despropósitos uno detrás de otro, donde ni siquiera hay lugar para el sobresalto ocasional.

 

En fin, que si estáis dispuestos a pasar miedo, esta es una película para… ejem… disfrutarla.

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com