música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
                en pantalla     dvd     especiales     series tv

 

 

PARTIR
Una película de Catherine Corsini

Interpretada por:
Kristin Scott Thomas, Sergi López, Yvan Attal...

 

 

 

 

 

 

Texto: Consuelo Sánchez Condés

 

Esta película, en la que Sergi López vuelve a trabajar con Corsini después de una década (La Nueva Eva), ha triunfado este verano en Francia, su país de origen. Sin embargo, una historia tan cotidiana no es posible que encuentre éxito en el nuestro, porque es el día a día, enfrentarse a relaciones que han acabado, luchar por recomponer la vida, que tanto nos suena y que no nos aporta sustancia, porque no le da ninguna nueva perspectiva. Nos llama más algo que nos haga evadirnos, o bien ver una realidad que no conocemos de cerca, para que nos toque y podamos comprender. Y todo pese a las buenas interpretaciones de los actores, y la sin duda buena dirección.

 
Kristin Scott Thomas se desenvuelve bien en el cine francés, y así lo sigue demostrando; ya lo hizo con Phillipe Claudel en Hace mucho que te amo, y maneja el lenguaje como si fuera el suyo propio. El lenguaje francés, y el lenguaje del "adulterio" porque en muchas escenas recuerda a su papel en El paciente inglés, en la que también pierde la cabeza por un hombre poco convencional, teniendo un matrimonio fructífero y bien avenido. ¡Incluso escena con vestido blanco!
 
Una buena técnica para mantener la atención hasta el final del largometraje es mostrar una secuencia inacabada de lo que se entendería como el final de la historia, sobre todo si ésta es de gran carga dramática. Sobre esta situación que se muestra al principio, se puede apoyar la expectación de un argumento que no aporta ni demasiados sobresaltos sentimentales ni sensoriales. ¿Asesinato o suicidio? Se puede especular, y me intriga saber por qué opción se decantaría más de uno, porque yo no acerté. Elegí mal.

 
Tampoco el diálogo tiene mucha carga, ni frases célebres ni filosóficas que resaltar, porque en la vida diaria, ¿qué se puede decir?: Buenos días, quiero una barra de pan, francés, eso sí. Por supuesto, porque lo que nos lleva a tener este pan aquí hoy, y que usted pueda comprarlo es que el sol ha salido como cada día, pero más allá en el tiempo, nuestros ancestros ahondaron en unos conocimientos que permitieron elaborar la harina que hoy metemos al horno, eso sí, enriquecida a través de unos proyectos de I+D+i que permiten que llegue a su mesa crujiente, y no se ponga duro hasta que acabe la jornada, cuando el sol se vuelve a poner, para salir de nuevo mañana... ¡Qué va, qué va! Es más de: una barra de pan; aquí tiene.
 
Hay un contraste que me llama mucho la atención: el sol, que se mantiene casi de continuo en la película, como esas vacaciones que son para disfrutar al aire libre. Y es por ello que quizá le reste drama a la historia. Nada de neblinas interiores ni exteriores. Todo luz.

 
Cuando leí el título, me arriesgué a suponer la trama. Partir, ¿de qué? (más que de dónde). ¿Partir con las manos vacías? ¿Partir piñones? Partir ... no sé, ¿de risa?!! Finalmente, no tengo una respuesta. Perdona, Corsini, pero no lo he entendido.

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com