música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
                                                                  libros        comics

13,99 EUROS

Frédéric Beigbeder

Anagrama, 2002

 

 

Texto: Marcos Ripalda

 

Una novela acorde con los tiempos que corren. Demasiado acorde. Pero, ¿se puede ser “demasiado acorde”, acertar de pleno? Sí, hasta cierto punto. Que el tipo la clava, ay, y luego le da por hacer literatura de género y se cae se cae se cae. O sea, un magnífico setenta y cinco por ciento de soeces inspiradísimas en un desarrollo previsible y con desenlace equivocado o menos acorde que el acorde mencionado en las primeras líneas.

 

El mundo de la publicidad. Creativos que se drogan (típico), que llegan tarde a las reuniones por convicción (obvio), campañas millonarias (obvio), talentos desperdiciados (cuestionable), sueldos astronómicos (imaginable), convenciones y festivales del humor (comprensible), fiestas (obvio), aguafiestas (más aún) y, ¡alehop!, agítese sin precaución y sírvase en formato best-seller, subproducto pospop de la era ipod. Otra maniobra más para vender. Tan buena como la que no pensaste y que siempre se le ocurre a otro, lo tenías en la punta de la lengua, sí, oportunidad menos, cachete en el culete. Escribes, como Beigbeder, para que te echen, pero no te echan o sí que lo hacen pero no te sale el cuento. Escribes para tener publicidad, porque conoces los entresijos y mollejas de la profesión, y conoces a un editor o te conocen a ti, que no es lo mismo. Todo muy casual. Al final, el autor, tú mismo, el otro y el de la moto sois un (sub)producto más. Y hay algo de navajazo filosófico en esto. El asunto, pibe, es decir lo que piensas y no vestirte de otro. Ser uno y no espejo de lo que quisiéramos reflejar, pues lo que damos es una imagen más bien triste, incluso vestidos de Prada y con gafas de titanio, ligerísimas, carísimas, ultimísimas hasta que la aguja del reloj apunte a menos cuarto y llegues tarde, otra vez, que como eres alguien ocupado te lo puedes permitir.

 

13,99 euros se disfruta, qué duda cabe, y que hasta te hace pensar más de nueve segundos y medio en algunas de las 3.000 mil trolas que te están colando las 24 horas, 365 días al año, estés en Pekín, en tu casa o en medio de la Antártida comiéndote un calipo. La publicidad, pibe, está en todas partes. Sí, hay afortunados y afortunadas cuyas empresas generan 500 euros de beneficios cada segundo. Pero lejos de desalentarnos, nos regodeamos en las desgracias de los que tienen pasta en cantidades astronómicas. Porque está claro: nunca estamos satisfechos del todo. Ay, pero no te preocupes, mira a tu alrededor. No te desfases. Consume. Yo ya lo hago.

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com