música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
                                                                  libros        comics

EL EVANGELIO DEL MAL

Patrick Graham

Grijalbo, 2008

 

Texto: Tomás Sendarrubias

 

Durante los últimos años, pero especialmente a partir de la aparición de El Código DaVinci, han surgido docenas de novelas inspiradas en los entresijos del mundo eclesiástico. Conspiraciones, asesinatos, espionaje, secretos históricos… todo se ha entrelazado de mil y una maneras, con mayor o menor éxito para inundar las librerías y bibliotecas de títulos que, en su mayor parte, se han convertido en olvidables.

 

Por eso cuando me regalaron El Evangelio del Mal, pensé directamente “otro”, pero por azar o por destino, acababa de terminar un libro, y comencé a leer este, pensando que lo más probable es que después de veinte o treinta páginas terminara dejándolo. Son más de 550 páginas y lo terminé leyendo en unos cuatro días. Patrick Graham, dentro de que se une al club de los escritores “eclesiásticos”, consigue crear una trama original, con un ritmo endiablado y un ambiente siniestro que en algunos momentos produce verdaderos escalofríos.

 

En El Evangelio del Mal, Graham nos habla de la historia del volumen que da título al libro, un libro maldito que cuenta la verdad sobre la crucifixión de Cristo y que forma parte de la más oscura conspiración imaginada para destruir la Iglesia (y como he dicho antes, con la cantidad de libros surgidos al respecto, que una de las conspiraciones destaque es mucho) desde el interior. El libro comienza en un perdido convento de los Alpes Dolomitas, donde las Recoletas que esconden el libro sufren el acoso del villano de la novela, una criatura siniestra llamada Caleb (y que al contrario de muchos malos de libro, da miedo de verdad), pero el grueso de la trama transcurre en la actualidad, con un protagonismo compartido entre la agente del FBI Marie Parks y el sacerdote exorcista Alfonso Carzo. Entre ambos se reparten el ir descubriendo y avanzando por la historia del Evangelio, a través de diferentes escenarios, desde Maine a Manaus, pasando por Roma y los Alpes Dolomitas, con giros argumentales vertiginosos y una progresión geométrica en la tensión según avanza la trama.

 

Patrick Graham crea un ambiente sombrío, tenebroso y siniestro, cuajado de sombras a cual más oscura, y nos lo muestra a través de una narración que, como detalle original, recurre a presente de indicativo como tiempo verbal, lo que acentúa aún más la tensión de la narración y facilita la implicación del lector en la historia, ya que los acontecimientos no han quedado atrás, sino que están sucediendo en este momento. No puedo contar mucho más sin arriesgarme a revelar algún detalle importante, de modo que, como punto final, simplemente decir que si a alguno os apetece leer una historia ágil y entretenida pero con un trasfondo oscuro, este puede ser vuestro libro.

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com