música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
                                                                  libros        comics

LA CARRETERA

Cormac Maccarthy

Mondadory

Año 2007

 

Texto: Marcos Ripalda

 

Es imposible no sentir miedo. Porque es una recreación de una posibilidad. Está ahí. Al alcance de la mano. Una posibilidad no tan buena como otra, conste. Una posibilidad que se acerca montada en un tanque. Lo arrasará todo. Cenizas. Y nuestro sentido común, nuestra conciencia, lo que nos quieren arrebatar las criaturas que enarbolan en nuestro país, la patria, símbolos de pájaros blancos (¿libres?) sobre fondos azules, puede ubicar esa bendita mina intelectual bajo las fauces de esa posibilidad y hacerla saltar por los aires. Pero nadie mueve un dedo. ¿Acaso lo haríamos nosotros? Demasiado preocupados por los horarios, los hijos, la hipoteca, el compañero. El hombre es capaz de hacer las cosas más horribles (incluso en nombre del progreso y el bien común) y también las más maravillosas. El cuidado de los enfermos, el arte, las ferias donde se come chistorra y se bebe vino y uno se olvida de las preocupaciones por unas horas o unos minutos y deja de sentir esa sensación de abandono, mientras camina junto al padre de ese niño que sólo conoce un mundo desolado, en mitad de ese frío inextinguible, siempre hacia delante, hacia el sur, hacia el mar, ya llegamos, narrado con un lenguaje parco, sin concesiones, alguna metáfora aislada, pocas reflexiones, seguir adelante. Porque La carretera habla de la angustia en estado puro. Solos en el mundo. Sin Dios. Imagino al último hombre vivo. No, mejor no imagino la posibilidad. Tan cerca. La desesperanza, deshumaniza. Somos animales. Por instinto. Protegerse del frío y la lluvia y la nieve. Recuerdo ese relato de Jack London donde un hombre perece congelado mientras trata de encender un fuego. Llevamos el fuego. También dentro. El que hará más soportable el frío del corazón. El que plantará cuartel a la adversidad. Ante nosotros, una novela de ciencia-ficción, sí, pero es ciencia-ficción pegada con cola a los párpados del mañana. Toda buena novela lo es. No importa la época. Cosas que importan. Recordar el pasado para evitarlo. Punto. Somos responsables de nuestro futuro. Aunque nadie jamás llegue a conocerlo.

 

Ganador del premio Pulitzer el pasado año, Corman McCarthy está de enhorabuena. Se acaba de estrenar el filme No es país para viejos, basado en una de sus mejores novelas.

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com