música          cine          libros y comics          hemeroteca          contraportada
                                                                  libros        comics

NOCILLA DREAM

Agustín Fernández Ramallo

Candaya, 2008

 

 

Texto: Marcos Ripalda

 

Que a este físico (de profesión y de carrera) con aspecto de guarrete (por la fotografía del libro y por otras tantas que he visto en las que siempre parece sorprendido en una pose-sorprendido, no sé si me siguen), fan de Sr. Chinarro (ay), la revista Quimera le haya puesto en el number one de 2006 por esta novela parece exagerado, pero pudiera no serlo. Entretenida es un rato. Está muy bien escrita. Se plantea como un juego. Lleva mapa incluido. De fácil lectura. Bien (des)organizada y pensada (para tal fin). Hay citas increíbles, desvaríos, mentiras que se toman como certezas e incertidumbres matemáticas aplicadas a la existencia. Y un desierto. Y zapatos. Muchos zapatos.

 

La resolución de tramas, subtramas y subsubtramas es accesoria o importa menos que el propio viaje. Nocilla Dream inicia una trilogía que tiene su continuación en Nocilla Experience y verá su final con Nocilla Lab. Aplicando a la narrativa lo que el propio autor ha bautizado como "pospoética", tras sus incursiones en la poesía pospoética, que introduce las ciencias y todo lo que sea susceptible de convertirse en “material narrativo”, a saber: citas de revistas, diálogos de películas, fragmentos de e-mails, folletos… en el ámbito literario. En los tiempos de Lost viene que ni pintada esta novela. Historias que se abren, se tuercen, se bifurcan, se retoman o se dejan aparcadas y/u olvidadas.

 

Nocilla: leche, cacao, avellanas y azúcar. Un cóctel delicioso y nutritivo que madre untaba en el pan y a seguir despellejándose las rodillas en el patio. Dream: sueño en el idioma inglés. Nocilla como adjetivo. Sueños de Nocilla. Y es que el azúcar puede afectar tanto por falta como por exceso. Y el caso es que con Nocilla o sin ella, la vida avanza e Internet lo engulle todo y los discos duros se convierten en contenedores de vida. Dividida en capítulos breves, numerados, Nocilla Dream es un ejercicio de deconstrucción que al amigo Balder Montesinos podría sorprender. Hay chicas surferas, caminantes que emulan a Colón, micronaciones, parejas al borde del siguiente abismo sentimental, inmigrantes ilegales, bolas de periódico que también emulan (en la era del emule) las bolas de rastrojos de los westerns, inventores, despistados y narcisos... El caso es contar historias y generar "otra" aldea global sin aldea, sólo una estructura caótica (dentro del caos también debe haber una pauta organizadora) que vista desde el espacio, pongamos por caso la Luna, parezca ordenada y desde cerca, basta llevarse una hoja caída del manzano de Newton hasta la punta de la nariz, también. Está claro que en la vida como en el cuento todo depende del punto de vista y/o de la distancia a la que miramos y hurgamos.

 

Fabulaciones de cortar y pegar, ya digo, todo es susceptible de convertirse en materia narrativa. Todo. Fernández Ramallo se convierte en un DJ de las palabras, capaz de deglutir la teoría del azar con un bar de putas mientras se entremezclan episodios hilarantes y citas aparentemente serias (o no). Sí, es una novela visual, montada al estilo de una película como Amores perros, en la que te hacen la picha un lío y después el director se toma su tiempo para ir desenrollándola. Una cosa queda clara: que el mundo freakie está muy extendido. Cada vez hay más gente adherida a la red, incomunicados para el intercambio de fluidos y supercomunicados en territorios virtuales, mensajerías instantáneas y comidas a domicilio. Pero no critiquemos: lo normal es lo ajeno. Una vez instalados en el plano privado, todos somos anormales. Y es que la normalidad se mide desde donde se ubica uno mismo en comparación con esa mayoría subjetiva que catalogamos como tal.

 

Ya va por la 5ª edición en Candaya.

 

www.candaya.com/nocilladream.htm

 

 

 

Derechos Reservados Octubre 2005 © www.plataforma21.com e-mail: contacto@plataforma21.com